logo
Acceso socios:
Cómo recuperar su contraseña

Noticias

Volver al listado de noticias
Dom, 30/04/2017 - 23:40

Memoria del International Traveling Fellow 2016 de la ASSH y Fundación SECMA por el Dr Rayco García Gutierrez

"Hace unos meses leí con interés la experiencia que con gran entusiasmo relataban los Doctores LLusá y Forés Viñeta sobre el Programa Travelling Fellow de la ASSH (American Society for Surgery of the Hand), y me pareció fascinante. Por ello cuando el pasado Abril se publicaba en la web de la SECMA la convocatoria de una beca para participar en este Programa no dudé en intentarlo" Dr Rayco García Gutierrez, becado del año 2016 del Traveling Fellow 2016 de la ASSH y Fundación SECMA

Durante mi formación como Médico Interno Residente, visité distintos centros de reconocido prestigio Europeo, fundamentalmente en Francia, experiencia que no solo pude aprovechar para adquirir conocimientos en cuanto a indicación o técnica quirúrgica, sino que por encima de todo, me permitieron aprender de  las diferencias; la organización, la forma de trabajar y pensar de los profesionales galos, que han sido muy importantes en el desarrollo de mi profesión. Ahora a pesar de que ya quedan lejos aquellos años, la inquietud sigue siendo la misma, estudiar y aprender leyendo sus textos, escuchándolos cuando la oportunidad de los Eventos Científicos, las Sociedades.. nos acercan. Fue la inquietud de conocer a los que ya admiraba por sus enseñanzas a través de los textos, y una actitud viajera lo que me animó a cumplimentar la solicitud de Beca para el Travelling Fellow, y la fortuna hizo que meses más tarde el Doctor Marco Rizzo (Director del Comité de Traveling Fellow de la ASSH) me comunicara que mi solicitud había sido aceptada. Empezaba los preparativos lleno de ilusión y ganas por emprender esta aventura.

El Travelling Fellow es un Programa de la ASSH que establece un sistema de rotaciones por cuatro hospitales diferentes de los EEUU para los beneficiarios de la Beca, incluyendo además la asistencia al Congreso Nacional de la Sociedad Americana de Cirugía de la Mano. El Programa en sí mismo ha ido cambiando tal y como pude comprobar, ya que en años anteriores, la rotación no estaba preestablecida y el rotante era el responsable de planificar su estancia. En esta ocasión, el Programa decidió los Centros a visitar, formó dos grupos de rotantes que harían un  recorrido  inverso para no coincidir en los Centros hospitalarios al mismo tiempo. Este recorrido consistía en la visita al Massachusetts General Hospital en Boston y el Hospital for Special Surgery de Nueva York, durante la primera semana. Por coincidencias de fechas, la segunda semana estábamos invitados  al Congreso Nacional de la ASSH en Austin, Texas. Para concluir el traveling, en la tercera semana, visitaríamos la Clínica Mayo en Rochester y el Loyola Medical Center de Chicago.

La ASSH facilitaba la inscripción al Congreso Nacional y el resto de gastos de desplazamientos y alojamientos correrían a cargo del Fellow. En este punto tengo que agradecer a la SECMA todo el apoyo institucional que me brindó, pues me facilitó una beca de viaje con la que pude afrontar los gastos de esta rotación. Mantuve contacto con la SECMA a través de su secretario, Luis Aguilella, y de su tesorero, Guillén Salvá, a los que agradezco sinceramente el soporte que me ofrecieron, orientándome y contestando mis dudas. De igual manera agradezco a Haley Licata (Governance Coordinator de la ASSH) y Marco Rizzo (Director del comité de Traveling Fellows de la ASSH) su disponibilidad y amabilidad a la hora de coordinar fechas, desplazamientos y rotaciones. En este sentido fueron también de gran ayuda, Lynda Lewis (Loyola Medical Center), Kathleen Hain (Mayo Clinic) y Helen Lopez (Hospital for Special Surgery), personas que sirvieron de nexo entre los diferentes hospitales y los rotantes a la hora de preparar la documentación requerida. Cada centro requería cierta documentación para aceptar la rotación previamente. Esta documentación variaba de uno a otro pero, en general, constaba de un formulario de datos personales, certificados que acreditaran la especialidad, historial de inmunización y, en ocasiones, de una carta de recomendación. 

Centrándonos en la actividad que realizamos durante nuestra estancia en EEUU, mi grupo de Fellows constaba de seis miembros más, todos especialistas en Cirugía Ortopédica y Traumatología o Cirugía Plástica, que dedicaban su actividad profesional a la Cirugía de La Mano. Mis compañeros de viaje eran Gustavo Figueiredo (Brasil), Tomas Hellmuth (República Checa), Judit Hetthessy (Hungría), Krister Jonsson (Suecia), Daniel Wilks (Reino Unido) y Chetan Patel (Sudáfrica). En el caso de Krister Jonsson, realizaba la especialidad propiamente dicha de Cirugía de La Mano, pues en su país se ha constituido como propia, al margen de la Traumatología o  Cirugía Plástica. Esta fue realmente una parte esencial del Programa de Travelling, fue un honor y un  placer viajar con todos ellos. Compartimos muchas horas en los centros hospitalarios, cenas, aeropuertos, trenes, etc. Intercambiamos experiencias y conocimos como se vive y se practica la especialidad en nuestros respectivos centros, y quizás más importante, conocimos distintas opiniones y puntos de vista no sólo sobre nuestra profesión sino sobre nuestras respectivas culturas.

Comenzamos la primera semana de rotación en Boston, en el Massachusetts General Hospital (MGH). Allí fuimos recibidos por el Doctor Chaitanya Mudgal, quien tras compartir un típico desayuno americano y charlar, comenzando a conocernos más entre nosotros, procedió a distribuirnos en la actividad habitual del hospital. Es un centro con un gran espíritu docente, y de esta manera, asistí a las sesiones generales del Servicio como fueron la sesión interactiva con los fellows del MGH en fracturas distales de radio a cargo del Doctor Mudgal y otra sesión formativa a cargo del Doctor Chen sobre el tratamiento de las fracturas de coronoides mediante artroscopia de codo. Pude disfrutar también de la sesión clínica semanal. En ella se presentaron distintos casos clínicos, algunos resueltos y otros aún por resolver, aunque lo mejor fue ver como se generaba el debate obligando a contrastar opiniones, lo que evidentemente es un continuo medio para mejorar resultados. 
En la actividad hospitalaria propiamente dicha, tuve la inmensa suerte de acompañar a los Doctores Jesse Jupiter y Neil Chen tanto en el bloque quirúrgico como en la consulta externa. Fue un placer asistir al quirófano y a la consulta externa con el Doctor Jupiter, quien no dudó en contarnos sus experiencias en cada caso y sus pequeños “trucos” que quizás es lo que más valoras de un profesional de su talla y, lo que más te sirve en tu práctica diaria 
En la consulta externa, tal y como pudimos observar con grata envidia durante toda la rotación, existe un amplio despliegue humano alrededor del profesional para que pueda realizar su labor con la máxima eficiencia sin perder tiempo en burocracia u otras labores. De esta manera, existe la figura del “Physician Assistant”, que es un médico no especialista que se encarga de historiar al paciente, solicitar y coordinar las pruebas complementarias, ortesis, preanestesias, o lo que encargara el cirujano que ve al paciente en la consulta. Redundando en la acción de esta figura, existen además los Fellows que realizan una acción similar en la consulta externa. Así, el cirujano pasa de un box de consulta a otro, sin perder el tiempo al que estamos acostumbrados en nuestra práctica en realizar todas estas acciones, pudiendo centrarse solo en el paciente y en su exploración.  (Foto 1 y 2). 
Durante estas jornadas, el equipo humano que nos recibió en el MGH nos brindó una cena en el famoso Hotel Liberty, antaño una cárcel que ha sido remodelado para acoger todo tipo de eventos. Después de estas dos agotadoras jornadas nos agrupamos para cenar y relajarnos en un restaurante italiano del West End muy recomendable (Foto 3). Al día siguiente tocaba de nuevo hacer maletas y desplazarnos (en mi caso en tren) hasta Nueva York para visitar el Hospital for Special Surgery.

El Hospital for Special Surgery es considerado como uno de los mejores Centros de Estados Unidos en Cirugía Ortopédica como puede verse en los ranking hospitalarios que se publican cada año. El primer día de nuestra estancia asistimos, tras las correspondientes presentaciones y recoger todas las identificaciones necesarias para movernos sin problema por las instalaciones, a la sesión semanal de complicaciones y casos clínicos, donde además se presentó una actualización sobre la artrodesis radio-escafo-semilunar.
Desde ahí fuimos distribuidos en nuestras actividades para los siguientes dos días. El primer día pude asistir a quirófano junto Daniel Wilks, con los Doctores Weiland y Wolfe. La actividad quirúrgica en este centro resultó más intensa pues la mayor parte del tiempo un cirujano trabajaba en dos quirófanos pasando de uno a otro conforme terminaba el acto quirúrgico. De nuevo hay que señalar la acción de los Fellows que se encargaban de la preparación del paciente y demás labor administrativa. 
Finalizada nuestra primera jornada neoyorquina, el Doctor Athanasian, Weiland, Dailuiski y varios Fellows del Servicio nos invitaron a una cena en un restaurante cercano al hospital, fue una cena distendida en la que intercambiamos preguntas y opiniones en diversos temas, no sólo en el ámbito de la cirugía de la mano. El segundo día en Nueva York pudimos acompañar al  Doctor Hotchkiss en su actividad diaria, obsequiándonos con una  pequeña charla, que a pesar de lo informal, resultó muy interesante, sobre su experiencia con las prótesis de codo y la artroplastia de interposición. (Foto 4).
Nuestra actividad terminaba en la ciudad de los rascacielos aunque antes de partir tuvimos tiempo para hacer los honores al deporte nacional disfrutando de un partido de los Giants (Foto 5). 

Desde Nueva York nos desplazamos a Austin, en Texas, sede del 71 Congreso Anual de la Sociedad Americana de Cirugía de La Mano. Sin duda es un macrocongreso con multitud de conferencias y cursos de instrucción simultáneos (se pagan aparte), por lo que es imprescindible estudiar previamente el programa para planificar cada día y que resulte provechoso. 
Me inscribí en algunos cursos de instrucción que me resultaron interesantes, especialmente un curso en cadáver de transferencias nerviosas y tendinosas en neuropatía cubital. La Doctora Amy Moore y el Doctor Bertelli (Foto 6) hablaron y mostraron sus experiencias con las transferencias nerviosas motoras y sensitivas en esta patología. El Congreso te permite intercambiar opiniones con distintos profesionales. Tuvimos la oportunidad de charlar con el Doctor Lalonde sobre su ampliamente conocida  “wide awake surgery” (Foto portada). Cada uno de los Fellows fuimos invitados a dar una charla en el “Bunnell Fellowship Group” atendiendo a las preguntas de los Doctores Rizzo y Chung, donde aproveché la oportunidad para presentar el reciente desarrollo de nuestro grupo de trabajo acerca de la adaptación del cuestionario PRWE al español, agradeciendo sus interesantes apreciaciones (Foto 8).

Finalizado el congreso nos trasladamos a Minnesota, para visitar la Clínica Mayo. Es asombroso para quien nunca lo haya visto observar esta ciudad hospital con numerosos Centros todos interconectados a través de pasarelas, puentes o del subsuelo. Acompañé estos días a los Doctores Rizzo y Amadio tanto en su actividad quirúrgica, como en la consulta externa. En esta estancia estuve acompañado de un cirujano venido de Pekín, Liu Bo, que se encontraba realizando una rotación de varias semanas en la clínica. Pude disfrutar de la habilidad quirúrgica del Doctor Amadio en distintas intervenciones de entre ellas una artroplastia metacarpofalángica, y todas realizadas siguiendo las doctrinas del Doctor Lalonde, algo que realmente me impresionó. 
Acompañé al Doctor Rizzo en consultas externas, que transcurrieron en una maratoniana jornada, desde las 07:30 hasta las 17:30. Sólo paradas justas para comer algún bocadillo. Tal y como ocurría en los demás Centros, le ayudaban un fellow y un physician assistant. Realizaba aponeurectomías con aguja en pacientes seleccionados con enfermedad de Dupuytren bajo anestesia local en la consulta. (Foto 9). Al terminar el Doctor Rizzo fue nuestro anfitrión en la cena, donde compartimos con él temas interesantes, como las diferencias entre cada uno de los sistemas de salud, sus ventajas y  puntos débiles. 

Por último y tras un nuevo traslado, llegamos a Chicago para conocer el Loyola Medical Center y el Shriner´s Hospital for Children. Tengo que señalar de nuevo, que el trato recibido en cada uno de los Centros fue realmente exquisito pero en honor a la verdad, en este último se esforzaron en superar a los anteriores, haciéndonos más partícipes de su día a día y preocupándose en cada momento por nuestra rotación. En ambos centros, la Cirugía de La Mano, es dirigida por el Doctor Terry Light, quien acudió en persona a recogernos para trasladarnos al Hospital. El ambiente que se respira en el Servicio es excelente y en gran parte debido a él. A primera hora durante  el desayuno de trabajo se celebraba la sesión de casos clínicos del Servicio, donde fuimos parte activa desde el principio compartiendo opiniones y experiencias  que eran muy bien acogidas.
 Profundizamos en el campo de la cirugía de la mano congénita de manos del Doctor Light que nos ofreció una charla sobre su experiencia a lo largo de su vida profesional en este campo, que no solo fue muy interesante, sino divertida y sobre todo, inspiradora. La actividad quirúrgica del día la compartimos con los Doctores Michael Bednar, Sonya Agnew y Sameer Puri. 
Al día siguiente acudimos al Shriner´s Hospital for Children con el Doctor Light. El equipo de enfermería nos sorprendió obsequiándonos con un desayuno típico de cada uno de los países a los que pertenecía cada rotante. Fue una sorpresa genial, incluso prepararon un pequeño tríptico con los datos más importantes de cada país (Fotos 10 y 11). Observamos al Doctor Light en quirófano realizando una reconstrucción de duplicación de pulgar y de mano zamba radial. Al terminar nuestra jornada, el Doctor Light, nos acompañó en un paseo por Oak Park donde nos deleitó con su otra gran pasión, la arquitectura. Visitamos el centro dedicado a Frank Lloyd Wright y nos enseñó los detalles más interesantes de la arquitectura de este pintoresco y bello barrio. (Foto 12).

Tras la rotación en Chicago, nuestro viaje llegaba a su fin,  tocaba hacer  las maletas por última vez y poner rumbo a casa. Fueron tres semanas muy intensas, que llenamos de conocimientos, de experiencias personales muy enriquecedoras, de las que me llevo grandes satisfacciones. Recorrí al menos la mitad del país, los centros más punteros de nuestra especialidad, pude ver diferentes técnicas quirúrgicas de manos de cirujanos altamente cualificados, pero lo más importante, es la amplitud de miras que se obtiene al alejarse de nuestra práctica habitual y relacionarnos con personas de distinta procedencia y con variadas formas de ver su entorno. Para mí ha sido una experiencia muy provechosa, que recomiendo vivamente a cualquier socio de la SECMA, a los que agradezco de nuevo y sinceramente, su apoyo institucional